Conoce y ama a tu gato

Consejos y cuidados de la boca del gato

20 octubre 2021

Los gatos pueden padecer diversas afecciones en la boca sin que su dueño sea consciente de ello, y algunas de ellas pueden hacerse evidentes cuando ya es tarde para ponerles remedio.

 

Por eso, lo mejor es aplicar medidas preventivas para detectarlas a tiempo, y ponerles remedio antes de que progresen.

 

Cuando nuestro gatito es muy joven, debemos acostumbrarle a que se deje manipular en todas las partes de su cuerpo para que podamos explorarle con frecuencia. Puede que al principio no le guste, proteste y hasta nos intente morder, pero podemos conseguir que nos deje abrirle la boca, tocarle los ojos y las orejas, ponerle boca arriba, palparle el abdomen y las extremidades si se lo proponemos como un juego y después le damos recompensas en forma de juego, de caricias o de comida. Siempre hay que empezar poco a poco hasta donde lo tolere, y seguir aumentando hasta que logremos que se deje manipular sin problema. Así, cada poco tiempo, podemos revisar todas las partes de su cuerpo, y también facilitaremos al veterinario que pueda hacerlo cuando le llevemos a sus revisiones.

 

Es muy importante cuidar los dientes de los gatos.

 

Con el tiempo y sin cuidados, van acumulando placa bacteriana y sarro, lo que causa gingivitis, mal olor del aliento, dolor al comer, y pérdida de piezas dentales. Lo ideal sería acostumbrar al gato al cepillado dental diario desde joven, pero no todos se acostumbran bien. Si lo tolera bien y se deja, sería perfecto, pero si va a ser una lucha diaria y un estrés continuo para el gato y el propietario, se pueden prevenir la placa y el sarro con productos específicos masticables o aditivos para el agua de bebida. En animales en los que la capa de sarro ya está muy avanzada, será necesario aplicar anestesia general y un tratamiento dental específico, ya que estas afecciones dentales suponen un alto riesgo de desarrollar infecciones crónicas sistémicas que pueden diseminarse, por ejemplo, a los riñones o a las válvulas cardiacas.

La revisión periódica de la boca de los gatos también permite detectar de forma precoz la existencia de tumores, que en esta especie y en esta localización tienen mayor probabilidad de ser malignos, por lo que cuanto antes se diagnostiquen y se traten, mejor pronóstico tendrán. 

Otra enfermedad frecuente que puede afectar a la cavidad bucal de los gatos es la infección por Calicivirus, que produce rinitis, conjuntivitis y úlceras muy dolorosas en la boca. En su forma crónica produce poliartritis en algunos casos. Los gatos domésticos correctamente vacunados no suelen padecerla, salvo que estén pasando por alguna patología que les afecte a sus defensas, por lo que hay que estar atentos a la aparición de síntomas.

En cualquier caso, los gatos siempre tienen que acudir a su veterinario de forma regular para que este pueda realizarles una revisión completa y así asegurarse de que su salud es correcta y poder detectar a tiempo cualquier problema que se pueda resolver antes de que sea demasiado tarde.