Conoce y ama a tu gato

3 trucos para que tu gato acoja a tu nuevo gatito

4 agosto 2021

La llegada de un gatito nuevo al hogar es una alegría para los dueños, pero una situación un tanto difícil para los gatos que ya son residentes veteranos, ya que estas mascotas son muy territoriales, amantes de la estabilidad y poco amigos de los cambios. Sin embargo, una vez transcurrido cierto tiempo, el gato más adulto termina por asimilar al recién llegado, y ambos se convierten en grandes compañeros de juegos. Para hacer esta transición más fácil y agradable para todas las partes, los dueños pueden poner en práctica unos pequeños consejos. En este artículo, te contamos 3 trucos para que tus gatos y gatitos tengan un buen período de adaptación.

 

  • Empieza la adaptación por separado

 

Cuando un gato llega a un nuevo hogar se siente muy desorientado, por lo que exponerlo a la presencia de otro gato, que además se mostrará hostil, no contribuirá a que se adapte fácilmente. Para que el nuevo residente se vaya haciendo al entorno poco a poco, equipa una habitación o una parte de la casa con todo lo necesario para alojarle durante el primer o los primeros días y evita que tu otro gato entre allí. 

Es importante tener en cuenta que, aunque los gatos estén separados al principio, ambos serán conscientes de la presencia del otro debido a su olor, por lo que deberás dar mimitos y atender por partes iguales a ambos para evitar que sientan celos desde el principio. Además, dado que los gatos se van conociendo unos a otros precisamente mediante el olor, puedes acercar a ambos las pertenencias del otro para que las huelan y se vayan familiarizando con su nuevo compañero antes de conocerle “en persona”.

 

  • Inicia las presentaciones

 

Si has dejado que los gatos se familiaricen con el olor del otro, el primer encuentro será más fácil. También es conveniente que hayas dejado que el nuevo gatito explore el resto de la casa a sus anchas mientras mantienes al gato más veterano en otra habitación. 

Una vez hecho esto, puedes pasar a organizar el primer encuentro. Aquí, debes tener en cuenta que tu gato más mayor se puede mostrar huraño y hostil, y que el más pequeño puede sentirse cohibido o asustado. Deja que tomen contacto poco a poco y, si alguno de los dos decide marcharse, déjale que lo haga sin obligarle a interactuar con el otro gato. Crea un entorno seguro y supervisado para realizar estos primeros encuentros con calma y verás como, poco a poco, se irán habituando a la presencia de otro gato en el hogar.

 

  • Los areneros: cada uno, el suyo

 

Para evitar posibles rivalidades y problemas territoriales, es importante que cada uno cuente con su propio arenero. Además, si quieres ayudar a que el nuevo gatito se acostumbre a hacer allí sus necesidades, puedes darle un premio cada vez que lo utilice correctamente. También es importante que cada uno cuente con su propio bebedero y cuenco de comida, además de zonas separadas en la casa donde tener su rascador o su camita. Los gatos son celosos de su espacio, por lo que darles cierta autonomía e independencia contribuirá positivamente a una buena convivencia.

Siguiendo estos 3 sencillos trucos verás que, después de un tiempo razonable de adaptación, tus gatos no solo se acostumbrarán el uno al otro, sino que, además, se convertirán en grandes compañeros de juegos y terminarán por disfrutar mucho de la compañía y el cariño de su nuevo amigo.