Respetuosos con el planeta

Convertir el Black Friday en un día de consumo responsable

21 mayo 2022

El Black Friday ya está aquí. Una fecha que ya se ha convertido en la antesala de las compras de Navidad. Y es que de un tiempo a esta parte prácticamente todas las empresas cuentan con algún tipo de descuento en sus productos, muchos de ellos rebajados hasta la mitad o más de su precio original. Ante tanta avalancha ¿quién puede resistirse? 

Por eso, hay que tener cuidado para no gastar más de lo previsto y que lo que iba a ser una inversión se convierta en compras compulsivas sin sentido. Y es que, con los descuentos, siempre hay una excusa para comprar más y, a veces, demasiado y sin necesidad. De hecho, si la mentalidad de consumo no cambia, en 2050, según World Wide Fund For Nature (WWF), se necesitará el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales que necesita la población. Por eso, los pequeños gestos de consumo responsable que se hagan cada día pueden significar mucho. 

Y como toda buena acción debe ir precedida por la reflexión, antes de lanzarnos a comprar algo durante el Black Friday, conviene preguntarnos si realmente lo necesitamos o si solo es un capricho pasajero. Saber distinguir entre deseo y necesidad es imprescindible para no dejarse llevar por el bombardeo de ofertas.

En Sanicat, somos muy conscientes de que a veces es difícil resistirse a tanta ganga, y eso incluye también los productos para nuestras mascotas. Está bien aprovechar este día y las ofertas en conocidos e-commerce que podamos encontrar, pero siempre que tenga sentido la compra y la vayamos a utilizar próximamente. 

En Sanicat también nos importa el bienestar de nuestro planeta y por eso tenemos como misión reducir nuestro impacto ambiental. Por eso, para evitar caer en compras compulsivas, te damos dos consejos que te ayudarán a consumir de forma más responsable durante el Black Friday: haz una lista de todo lo que quieres comprar y divídelo entre deseos y necesidades. Así, podrás evitar dejarte llevar por los impulsos. Es aconsejable, además, no dejarse cegar por los descuentos y tener en cuenta dos premisas antes de realizar la compra: ver si el precio es razonable y si necesitamos ese producto de verdad.

De esta manera, aunque sea a través de pequeños gestos, debemos ser más racionales a la hora de dejarnos llevar por las rebajas y valorar realmente nuestra necesidad de adquirir nuevos productos. Y en el caso de que esto sea imprescindible, intentar hacerlo de la forma más sostenible posible.