Conoce y ama a tu gato

Ayuda a tu gato a combatir los resfriados invernales

7 diciembre 2021

Bajan los termómetros, los abrigos salen del armario y las tardes se acortan. No hay duda: el invierno ya está aquí, y con él llegan los primeros catarros. Esta época del año es un buen momento para recordar que no solo las personas sufrimos resfriados: también los gatos.

Sí, nuestros felinos también pueden resfriarse, y los pobres lo pasan tan mal como nosotros. En su caso, igual que en el de las personas, el culpable suele ser un virus. Sin embargo, es muy poco probable que los virus pasen de los animales a las personas y viceversa, así que no te preocupes por los contagios. En cambio, sí que debes preocuparte si tu gato presenta alguno de estos síntomas:

• estornudos y congestión
• secreción ocular
• secreción nasal
• fiebre leve

En los casos más graves, también puede haber tos y pérdida de apetito. Si tu mascota está enferma, ¿qué puedes hacer para que se sienta mejor?

Antes de nada, empecemos por lo que no debes hacer: nunca debes darle a tu gato medicamentos para personas, por mucho que sean sin receta. En lugar de eso, puedes limpiar las secreciones de los ojos y el hocico con una toallita de papel mojada con agua tibia. Hazlo con mucha suavidad y recuerda que todos, gatos incluidos, nos ponemos de peor humor cuando enfermamos.

Ayúdale a que esté cómodo y calentito en su camita. Deja la calefacción encendida si te vas de casa y ponle una mantita extra o una manta eléctrica para mascotas.

Si ves que le cuesta respirar, ayúdale a eliminar la congestión con un poco de vapor. Nada directo, por supuesto, pero puedes meterlo en el cuarto de baño mientras te duchas o, si tienes un humidificador de aire, ponerlo en el cuarto en el que esté.

Si tu gato no mejora en una o dos semanas, o si empieza a toser y deja de comer, llévalo al veterinario para comprobar que no tiene nada serio.

Como en muchos otros casos, más vale prevenir que curar. Para evitar los resfriados invernales, no dejes que tu gato se exponga a las corrientes de aire ni que salga al exterior en los días especialmente fríos, y protege su sistema inmunológico con una alimentación adecuada.

Recuerda que la higiene es muy importante para prevenir las enfermedades: tanto la de los lugares en los que pasa el día como la de su arenero. Límpialo con regularidad y extrema la higiene si tu gato está enfermo. Nuestra amplia gama de arenas te permite tener la bandeja de tu gato siempre en las mejores condiciones y protegerlo de las enfermedades sea cual sea tu ritmo de vida.

Con el arenero siempre limpio y tu casa caliente en todo momento, será más difícil que tu gato enferme durante el invierno. ¡Salud!