Compartiendo el espacio

Crea un hogar acogedor para tu gato

17 septiembre 2021

Los gatos tienen instinto territorial, y su entorno tiene un impacto importante en su bienestar. Aunque les encanta tenerte cerca, también les gusta tener espacios donde esconderse y sentirse seguros. Su comportamiento puede indicarte si necesitan algo o si quieren llamar tu atención o marcar su territorio. 

Para respetar sus instintos naturales, es importante tener en cuenta sus hábitos diarios y estimular sus sentidos. Si quieres hacer de tu casa un espacio cómodo y seguro para el rey de la casa, aquí tienes unos cuantos consejos que te ayudarán a crear rincones agradables para tu mascota. 

Deja que se esconda a observar. Aunque a los gatos les gusta esconderse para estar solos, a veces también prefieren observar lo que pasa desde una posición segura. Pon una cama-cueva o un refugio para gatos en un lugar donde tu mascota pueda esconderse a la vista de todos. 

Búscale un espacio agradable para comer. Pon el comedero en un sitio tranquilo e intenta darle siempre de comer a la misma hora. A los gatos les va muy bien la rutina. No olvides que sus bigotes son muy sensibles: usa comederos de bordes bajos para protegerlos. 

Deja que trepe. A los gatos les encanta mirar las cosas desde arriba. Las plataformas y árboles para gatos son perfectos para hacer ejercicio y disponer de un espacio privado en lo alto. También les encantan los sitios altos cerca de las ventanas desde donde pueden observar el exterior. 

Estimula sus sentidos. Los gatos son muy juguetones. Crea rincones donde tu mascota pueda dar rienda suelta a sus ganas de aventura y diversión. Pon laberintos u otros juguetes para golosinas, cajas o túneles con plumas naturales, rascadores o macetas con hierba gatera u otras plantas que pueda masticar. Si te encuentras arañazos en los muebles, es que tu gato está marcando su territorio. Mueve el rascador a la zona donde les gusta arañar. 

Respeta su intimidad. Si tienes más de un gato en casa, es importante que cada uno tenga su propio arenero. Su instinto territorial también les afecta a la hora de hacer sus necesidades. Las arenas de nuestra gama clásica son muy absorbentes y no necesitan limpieza diaria, lo que facilita el mantenimiento si tienes más de una bandeja.

Sobre todo, lo que más necesita tu gato es tu cariño y tu atención. Nosotros nos encargamos de cuidar sus patitas y su bandeja. El resto depende de ti.