Conoce y ama a tu gato

Alimentos de otoño: ¿los gatos comen calabaza?

7 diciembre 2021

El otoño nos lleva de nuevo al calor del hogar y a compartir comidas sabrosas y humeantes con los amigos y la familia. Apetecen las sopas y los guisos con productos de temporada y, por supuesto, esas deliciosas cremas de calabaza. Aunque tu gato no pueda compartir todos los placeres de los productos otoñales, sí que puede disfrutar de las bondades de esta hortaliza llena de color. ¡Es cierto! Los gatos pueden comer calabaza.

De hecho, es un alimento que puede ser beneficioso para ellos. La calabaza es una gran fuente de fibra, muy beneficiosa para regular la función intestinal. También es rica en vitaminas de los grupos A y C, que refuerzan el sistema inmunológico. Si parece que a tu gato le gusta, puedes añadirla a su dieta para darle un poco de color y variedad en otoño.

Cómo preparar la calabaza para que le siente bien a tu gato

Siempre hay que tener cuidado con lo que damos de comer a nuestras mascotas. Los gatos pueden comer calabaza, pero debe ser siempre calabaza cocida o asada, sin restos de piel ni de tallo. Tampoco debes añadirle especias ni otros elementos que puedan ser tóxicos para el animal. 

Sin embargo, sí que puedes guardar las semillas de la calabaza para dar un toque de sabor a la comida habitual de tu gato. Límpialas y tuéstalas con cuidado, y muélelas hasta convertirlas en polvo para para evitar atragantamientos. Espolvorea las semillas molidas sobre la comida de tu minino para añadir una nota de color, sabor y vitaminas.

Sabrosas golosinas gatunas

Ahora que el frío invita a quedarse en casa y a cocinar, ¿por qué no guardas los restos de calabaza asada o cocida para hacer deliciosas golosinas otoñales con las que premiar a tu gato? 

Una opción superfácil es combinar los restos de calabaza cocida con una lata del pescado favorito de tu mascota: un capricho clásico con un toque de temporada.

¿Tienes restos de calabaza cocida y de asado del domingo? Con un poco de gelatina puedes hacer unas golosinas muy apetitosas que se conservarán en la nevera hasta una semana. Prepara la gelatina natural y sin sabor siguiendo las instrucciones del paquete. Antes de ponerla a enfriar, pica en el robot de cocina los restos de carne (sin hueso ni piel) y calabaza y añádeselos. Divide la mezcla en pequeñas bolitas y déjalas a enfriar hasta que la gelatina se gelifique. Seguro que a tu gato le gustan.

Nos encanta compartir lo más sabroso de la temporada con nuestros amigos felinos, y añadir un poco de calabaza a su comedero es la manera perfecta de hacerlo. Recuerda utilizar productos de calidad que no tengan aditivos y consulta siempre a tu veterinario antes de hacer cambios en la dieta de tu mascota. ¡Que empiece el festín felino!