Compartiendo el espacio

Protege a tu gato de los ruidos durante las fiestas

2 julio 2022

Las Navidades son una época ruidosa, sobre todo en Nochevieja, cuando los fuegos artificiales, los petardos y el bullicio son una parte imprescindible de la bienvenida al nuevo año. Pero los colores y sonidos que nos llenan de alegría pueden ser un factor de estrés para tu mascota. 

El oído de los gatos es tres veces más agudo que el de las personas y, como seguro que ya sabes, a muchos felinos les asustan los ruidos. No es difícil darte cuenta de que tu gato lo pasa mal con los fuegos artificiales y las tracas. Si tiene miedo, se esconderá o cambiará sus hábitos de alimentación, bebida y aseo. Puedes reducir su estrés con unos sencillos trucos: 

Cierra las puertas y las ventanas. Los gatos intentan huir cuando se asustan. Asegúrate de que todas las posibles salidas de tu casa están bien cerradas durante las celebraciones para evitar que tu gato pueda escapar y extraviarse. 

Crea espacios seguros. A los felinos les encanta acurrucarse en un lugar donde se sientan cómodos, así que bloquea los rincones que puedan parecer protegidos pero que sean peligrosos (por ejemplo, zonas con cables eléctricos o lugares donde puedan quedar atrapados). Haz que su camita sea más acogedora con una manta extra o algunas golosinas. Además de en rincones escondidos, los gatos también se sienten seguros en lugares elevados. Puedes poner una manta o un cojín en lo alto de una estantería para ofrecerle una atalaya segura donde resguardarse. 

Prepara tu casa. No encierres a tu mascota en una habitación, porque eso solo servirá para empeorar su estrés. Baja las persianas para protegerlo de los destellos de luz de los fuegos, que también le molestan. Si tu gato se pone muy nervioso, prueba con un difusor eléctrico de feromonas, que tiene un efecto calmante, o dale un nuevo juguete para que se distraiga. También es una excusa para acurrucarte a su lado viendo una peli, por ejemplo. El sonido de la tele camuflará los ruidos de la calle. 

Acostumbra a tu gato a los ruidos. Otra opción es habituar a tu gato a los ruidos. Puedes empezar por ponerle sonidos de fuegos artificiales o de fiesta con un volumen bajo e irlo subiendo gradualmente a lo largo de varios días. Eso ayudará a que cuando empiece el alboroto de las celebraciones, tu gato sepa que no hay nada que temer. 

Los gatos son muy sensibles y se dan cuenta si las personas cercanas están inquietas, así que actúa con normalidad. Para evitar factores estresantes innecesarios, intenta que haya el mínimo de cambios a su alrededor, especialmente en lo que se refiere a su arenero. Si tu amiguito de cuatro patas sabe que puede hacer sus necesidades con seguridad, se reducirá su ansiedad en otras áreas.