Consejos de Sanicat sobre la arena

¿Es normal que los gatos cubran sus heces? ¿Qué pasa si no lo hacen?

17 mayo 2022

Los gatos son criaturas reservadas por instinto, al menos en lo que se refiere a hacer sus necesidades. Son también animales territoriales, con una manera propia de comunicarse entre ellos y contigo. Se cree que los felinos que cubren sus excrementos en un entorno natural lo hacen para mantener alejados a los depredadores o para evitar enfrentamientos con otros individuos más dominantes. Por el contrario, los gatos que no cubren sus deposiciones lo hacen para marcar su territorio. 

Si tu gato no cubre sus deposiciones, no tienes porqué preocuparte: es un comportamiento normal, igual que cuando sí lo hace. En cualquier caso, estas son algunas de las razones más comunes por las que los gatos no entierran sus excrementos. 

Nadie le ha enseñado. Cubrir las deposiciones es una conducta que se suele aprender de la madre. Si a tu gato no le enseñó nadie, puedes hacerlo tú. Cuando veas que usa el arenero, acompáñalo y guía suavemente sus patitas para ayudarle a cubrir sus excrementos. Si lo hace bien, recompénsale con un golosina y sigue ofreciéndole premios hasta que enterrar las heces se convierta en una conducta aprendida que le salga de forma natural.

Está marcando su territorio. Como ya hemos comentado, que los gatos entierren o no sus excrementos depende de si quieren dar a conocer o no su presencia. Si tu gato ha dejado de tapar sus heces, es probable que esté intentando mostrarse dominante ante la presencia de un nuevo gato. Y si antes no lo hacía y ahora ha empezado a hacerlo, posiblemente quiera demostrar sumisión ante un nuevo compañero.

Se siente amenazado. Si hay nuevos animales o personas en su entorno, tu gato puede sentirse amenazado, estresado o confundido. Esto, a su vez, puede alterar su conducta en el arenero. En este caso, puedes probar a usar un difusor de feromonas o un collar relajante para mitigar su estrés. Estos artículos liberan sustancias químicas naturales similares a las que emiten los gatos cuando se sienten seguros en su territorio.

No se siente cómodo en la bandeja. Si tu amiguito de cuatro patas no se encuentra cómodo en el arenero, lo más probable es que no pierda tiempo cubriendo sus excrementos. Si tienes varios gatos, procura tener una bandeja de arena para cada uno. Con nuestra gama de arenas Classic altamente absorbentes no tienes que limpiar los areneros a diario y es más fácil mantenerlos limpios aunque tengas varios. Además, si la bandeja es demasiado pequeña, tu gato no puede moverse cómodamente en ella y darse la vuelta. Prueba a ponerle bandejas de distintos tamaños hasta que encuentres la más adecuada para él.

Un consejo final: asegúrate de poner el arenero en un espacio donde tu gato se sienta seguro para hacer sus necesidades, sin importar si decide cubrirlas o no. Nuestra amplia gama de arenas es segura para las patitas de tu gato y una gran solución para evitar los problemas con el arenero.