Compartiendo el espacio

Consejos para introducir un nuevo gato en casa

28 septiembre 2022

De lo bueno, cuanto más, mejor, ¿no? Y hay pocas cosas tan buenas como la compañía de nuestros cariñosos amiguitos felinos. Sin embargo, tener una mascota supone muchas responsabilidades, y una de ellas es saber cómo introducir un nuevo compañero en tu hogar y acostumbrar al gato o los gatos que ya tienes en casa.

Por eso hemos recogido algunas recomendaciones que te ayudarán a dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia.

Espacio físico. El primer paso de la Operación Bienvenida es separar a los gatos de la casa del recién llegado durante los primeros días. Puedes usar una puerta con mosquitera o una valla de seguridad de esas que se utilizan para los bebés para que los gatos puedan verse y acostumbrarse unos a otros. Estas medidas de protección les permitirán olisquearse y tocarse de forma segura hasta que la curiosidad se convierta en camaradería.

Privacidad del arenero. Además de la distancia física, también es importante que el recién llegado tenga su propia bandeja con la arena adecuada. Nuestras arenas Classic con sepiolita están hechas de minerales superabsorbentes y sin fragancia que harán que a tu gato le sea más fácil aclimatarse.

Zona de alimentación separada. Lo más recomendable es poner el comedero del recién llegado en una zona separada, lejos de la zona donde comen y beben tus otras mascotas. Es algo muy importante para evitar que haya peleas territoriales al principio, pero lo normal es que a las pocas semanas todos los gatos puedan comer juntos. Ten paciencia. Hay estudios que dicen que pueden pasar entre ocho y doce meses hasta que los gatos acepten de verdad a su nuevo compañero.

No te preocupes por los bufidos iniciales. No te alarmes si escuchas bufidos. Se trata de un comportamiento natural de los gatos cuando se enfrentan a algo nuevo y desconocido. Si las hostilidades duran más de dos minutos, es mejor que mantengas a los gatos separados durante un poco más de tiempo. Ten en cuenta que si adoptas un gato callejero, tendrás que dedicar más tiempo y esfuerzo a que se adapte.

Presta atención a las señales. Notarás que la química gatuna empieza a funcionar cuando veas que los gatos se lamen unos a otros, se olfatean, se dan con el hocico o hacen peleas de broma. Recuerda que si se dan cabezazos suaves es porque están demostrando su cariño.

Con más gatos en casa, habrá más actividad en la zona del arenero. Por suerte, nuestras arenas aglomerantes y de origen vegetal evitarán que se acumulen los malos olores.