Conoce y ama a tu gato

¿Por qué los gatos son más activos por la noche?

20 octubre 2021

Seguro que habrás notado que tu gato está más activo por la noche y le has oído correr de aquí para allá cuando intentas conciliar el sueño. Esto ha llevado a muchos a la conclusión de que los gatos son animales nocturnos. Sin embargo, no es del todo cierto: los gatos son animales crepusculares. Te contamos qué significa esto y qué puedes hacer para que tu gato no interrumpa tu descanso.

¿Qué quiere decir que los gatos son animales crepusculares?

Los gatos, como animales crepusculares, son más activos al atardecer y al amanecer, momento en el que alcanzan su pico de actividad. De hecho, gracias a su visión nocturna y a su capacidad para ser sigilosos, es el momento que los gatos salvajes eligen para salir a cazar. Por tanto, no es de extrañar que los gatos domésticos conserven este instinto y aprovechen la caída y la puesta del sol para jugar y corretear por la casa.

¿Cómo puedes gestionar el exceso de actividad de tu gato por la noche?

Aunque los gatos necesitan aproximadamente 16 horas de sueño y reservan parte de ellas para dormir bien entrada la noche, es recomendable que juegues con tu gato durante el día para que ambos disfrutéis de un buen descanso y no te veas sorprendido por expediciones nocturnas a altas horas de la madrugada. Además, no es aconsejable que mantengas a tu gato aislado en una habitación de la casa o cierres la puerta de tu dormitorio mientras duermes: el estrés que esto genera en muchos gatos hace que den golpes en la puerta o maúllen hasta que consiguen entrar o salir.

Lo ideal es que puedan campar a sus anchas y que tengan el mayor espacio posible para desarrollar su instinto gatuno. En este sentido, es recomendable que eduques a tu gato para respetar tu espacio: apártale hacia los pies de la cama si te molesta por la noche para que entienda que no debe pasar de ahí.  

Además, dado su nivel de actividad durante las horas vespertinas y matutinas, es muy importante que los gatos tengan acceso al arenero durante toda la noche para que lo puedan usar siempre que lo necesiten.

Poniendo en práctica estos consejos, podrás disfrutar de un buen descanso y tu gato podrá sentirse libre para explorar la casa por la noche respetando tu espacio y tus horas de sueño. De esta manera, ambos seréis conscientes de las necesidades del otro y vuestro vínculo entre dueño y gato será mucho más sano y sólido.