Header Academy

La adopción de gatos

En 2017, la Fundación Affinity publicó su Libro Blanco sobre abandono y adopción de animales de compañía en España, y las principales conclusiones fueron las siguientes:

  • Las cifras globales de abandono y recogida en refugios de gatos se van estabilizando, pero la última cifra declarada en 2016 fueron 33.335 gatos abandonados o perdidos y recuperados en centros de protección animal,
  • De estos estos gatos recuperados en centros de protección animal, el 40,6 % son adoptados y solo el 3,6 % vuelven a sus propietarios. Esto es debido sobre todo a que la mayoría de los gatos domésticos no están identificados de manera correcta o acorde a la legalidad, generalmente por la falsa creencia de que “los gatos no lo necesitan porque no salen de casa” (pero lo cierto es que muchos se pierden… o se terminan abandonando).
  • Las causas principales de abandono de gatos suelen ser las camadas no deseadas. Los gatos son especialmente eficaces al reproducirse y tener varias camadas numerosas, por lo que los animales domésticos sin esterilizar tienen tendencia a escaparse en épocas de celo, sobre todo si tienen posibilidad de acceso al exterior: por esto los veterinarios insisten especialmente en la importancia de esterilizar a los animales de compañía para así contribuir al control de la población y evitar los abandonos.

Afortunadamente, la sociedad está cada vez más concienciada en la necesidad de contribuir a un mundo mejor y al bienestar animal, y cada vez hay más personas que consideran la adopción como la primera opción para tener una mascota, en este caso un gato. Sin embargo, siempre tenemos que plantearnos estas preguntas antes de adoptar un gato, para evitar problemas posteriores:

  • ¿Tengo recursos para afrontar los gastos? ¿Puedo asumir los costes de alimentación, accesorios, y veterinario para prevenir o curar sus problemas de salud?
  • ¿Puedo dedicarle tiempo y cubrir sus necesidades de afecto y atención? (la idea de que “los gatos son independientes y no les pasa nada por estar solos todo el día” no es necesariamente cierta, la mayoría de los animales necesitan atención por parte de su propietario, juegos, etc.
  • ¿Estoy dispuesto/a a hacer algunos sacrificios en mi estilo de vida para adaptarme a tener una mascota? Por ejemplo: renunciar a algunas salidas o viajes, gastos por no dejarlo solo o para afrontar sus necesidades, asumir que mi casa estará más sucia o desordenada…
  • ¿Está de acuerdo toda la familia? ¿Es una decisión adulta con todas sus consecuencias, o estoy correspondiendo a un capricho de los niños?
  • ¿Quién cuidará del gato si yo no puedo? ¿Aceptan mascotas en mi casa de alquiler? ¿Y si tengo que mudarme de casa?
  • ¿Estoy seguro/a de cómo es el comportamiento de un gato normal? ¿Sé cómo educarlo para prevenir problemas posteriores? ¿Estoy dispuesto/a a aprender para ello? ¿Estoy comprometido/a a adoptar las medidas que me aconseje un profesional si tengo problemas en casa?
  • ¿Sé qué debo proporcionarle para asegurar su bienestar (alimentación, descanso, higiene, juegos…)?

Por último, como recomendación final, recalcar que siempre es recomendable consultar con un profesional veterinario antes de tomar la decisión de introducir al gato en casa.

Y vosotros, ¿habéis adoptado un gato o estáis pensando en hacerlo?